Lunes , 10 Abril

TENORIO “VERSUS” CALABAZA

David Gerona

David G

Cuán gritan esos malditos

Pero, ¡mal rayo me parta!

Si, en concluyendo la carta,

No pagan caros sus gritos

Palabra de Tenorio. Así comienza la célebre obra teatral escrita por don José Zorrilla. Don Juan Tenorio es una de las piezas teatrales más representadas de todos los tiempos y como manda la tradición, escenificada alrededor de la noche de difuntos. La obra gustó en su estreno en marzo de 1844, pero sin más repercusión. Realmente cuando triunfó y se convirtió en un clásico fue para su reposición dieciséis años después, un uno de noviembre. Esta fecha, junto al lugar donde acontece todo el segundo acto: un panteón, con apariciones de ánimas y al tema de la muerte que envuelve toda la obra, dio origen a que el texto vaya ligado para siempre al Día de Difuntos.

“Teníamos más de treinta invitaciones para asistir a fiestas de Hallowen. Imposible contentar a todas las comisiones, así que tomamos la decisión de que las niñas sólo asistieran a las fiestas organizadas por sus hogueras”. Así informaba a los presentes en la última asamblea, el presidente de la Federació de les Fogueres de Sant Joan sobre la decisión de que la Bellesa del Foc infantil y sus dames no asistieran a las invitaciones recibidas de meriendas o fosos del terror celebradas por fogueres y barraques el pasado 31 de octubre. Con ello se acababan las maratones que año tras año dejaban a las niñas y sus acompañantes federativos con una preocupante subida de azúcar y con la tensión arterial al límite por tanto susto terrorífico vivido en pasajes, túneles, mansiones, clínicas o manicomios.

Ya sea por influencia del cine o de la televisión, las nuevas formas de vivir la fiesta de Todos los Santos arraigan en nuestra Sociedad relegando a tradiciones milenarias. Como siempre cualquier nueva celebración conlleva intereses económicos: disfraces, fiestas organizadas, cenas tematizadas que generan movimiento económico. Nosotros los festeros no perdemos la ocasión de aprovechar cualquier celebración para juntarnos en nuestros racós o incluso en las plazas de nuestros distritos y convivir con todos los vecinos, dando vida a todos y cada uno de los rincones de la ciudad. Algunos de los fosos del terror realizados por los propios comisionados son auténticas obras de escenografías dignas de elogio que se superan cada año y que reciben cada vez más visitantes. Estas fiestas pueden suponer para la comisión que lo organiza otra fuente de ingreso dada la magnitud que algunas están alcanzando.

Desde hace cuatro años, la Foguera Sèneca Autobusos recupera la tradición de realizar una lectura dramatizada del Tenorio de Zorrilla en el espacio Centrum del Hotel Abba de Alicante sito en el distrito.

Pero, ¿dónde quedó nuestra tradición de la noche de todos los santos o de difuntos? ¿Y qué tiene que ver Don Juan Tenorio y les Fogueres?.

Don Tomás Valcárcel Deza, presidente perpetuo de la Comisión Gestora  y su numeroso cuadro artístico, las llamadas Huestes de don Tomás, representaban la obra en el Teatro Principal o en el Aula de Cultura de la ya desaparecida Caja de Ahorros de Alicante y Murcia. Don Tomás movilizaba más de doscientas cincuenta alicantinos, todos actores aficionados, conocidos alicantinos, con espectaculares puestas en escena gracias a la colaboración de Talleres Municipales y de empresas locales, dado que las funciones tenían fines benéficos. Don Tomás imprimía su halo barroco a las representaciones.

No solo don Tomás revivía año tras año la obra de Zorrilla. Desde el primer año de fundación de la fiesta, la foguera Benalúa, con la colaboración de vecinos del barrio, organizaba la representación para recaudar fondos para la comisión. La tradición se celebró desde 1928 a 1961, recuperándose en 1989 gracias a foguerers incansables como Vicente Sánchez.

Sèneca Autobusos comenzó el acto de una manera casual. Con los años el acto ha ido ganando en repercusión y empaque. La lectura del texto es parcial, con una duración aproximada de cuarenta y cinco minutos y en el mismo, participan foguerers y foguereres, tanto mayores como infantiles. Al igual que don Tomás, con los años han ido uniéndose a la lectura personajes de la sociedad alicantina (políticos, profesores de la universidad, foguerers, periodistas, Belleses del Foc, empresarios…). Y cada año el espacio se nos va quedando más pequeño.

Los huesos de santo, los buñuelos, arrop en tallaetes, (la calabaza siempre presente), los panellets, las castañas, las velas de aceite… Les Fogueres son una fiesta viva, en continuo movimiento, absorbiendo nuevos actos que con el tiempo se han convertido en tradiciones. Pero no podemos olvidarnos de lo que nos ha traído donde estamos y lo que somos, y más cuando se trata de una actividad tan llena de cultura y arraigo popular como la obra teatral de don Juan Tenorio. El año que viene habrá una V edición, se seguirán dando sustos en los fosos del terror y los infantiles pedirán caramelos por el barrio.

David Gerona

Te puede interesar...

UNA FOGUERA ATERRADORA

El pasado sábado 31 de octubre, como cada año, la foguera Sant Blai-La Torreta quiso sacar …

Powered by moviekillers.com