lunes , diciembre 10 2018

VENTURAS Y DESVENTURAS DE LA FOGUERA OFICIAL, por David Gerona

Artículo aparecido en Festa de Fogueres 2014.

Carlos Cortina, Gastón Castelló, Manuel Baeza, Agustín Pantoja, Juan Capella Guillén, Mauricio Gómez, Manuel Albert, Ramón Marco, Remigio Soler, Pedro Soriano…

José Romeu Zarandieta, Pascual Orts, Vicente Llobregat, Jaime Farell, Carlos Torres, Tomás Valcárcel, Teodomiro Navarrete…

Artistas y presidentes de la foguera del Ayuntamiento, con sus diferentes denominaciones: plaza de Alfonso XII, de la República, del 18 de Julio… En nuestra plaza mayor siempre hubo foguera (excepto los tres años del periodo de guerra comprendido entre 1937 y 1939) y durante años constituida como una comisión más; con su banda de música, sus premios a monumentos, ninots indultats, presentaciones y sus belleses (alguna con banda de fuego).

La del Ayuntamiento se convierte en oficial

La declaración como hoguera oficial de la hoguera Plaza 18 de Julio (hoy plaza del Ayuntamiento) se produce el tres de julio de 1951 en Sesión Ordinaria de la Comisión Permanente del Ayuntamiento de Alicante a propuesta de la Comisión de Fiestas. Una vez pasadas las fiestas de aquel año, el Ayuntamiento de Alicante concedió una subvención extraordinaria a la comisión de cuatro mil pesetas, sobre las cinco mil que con carácter general era otorgada a los demás distritos. Así consta en el acta de dicha sesión:

 “..Y ello en consideración a que el Ayuntamiento es el vecino más destacado del Distrito Fogueril de la Plaza del 18 de Julio, por el Teniente de Alcalde don Sebastián Cid se propone la adopción de acuerdo en sentido de que la Foguera que anualmente se planta en la plaza del 18 de Julio, que de hecho es la Foguera Oficial del Ayuntamiento, lo sea también de derecho en virtud de declaración formal de S.E.

Que a partir del momento de la adopción del presente acuerdo y para lo sucesivo se califica y declara formalmente como Hoguera Oficial de este Excmo. Ayuntamiento la que con motivo de las fiestas de referencia sea plantada en años sucesivos en la Plaza del 18 de Julio.”

A pesar de ello, el monumento plantado en 1951 ya no entró en concurso según consta en el acta de junta de fogueres de once de junio de ese año junto a la foguera extraordinaria que el maestro Marco plantó en la plaza del Caudillo. La comisión se constituyó el quince de marzo, siendo presidente el mismo teniente de alcalde y presidente del Casino de Alicante, don  Sebastián Cid, plantando Agustín Pantoja la obra titulada “Lo que el viento se llevó” con un presupuesto de treinta mil quinientas mil pesetas. Años que nuestra plaza  poco tenía que ver como la conocemos en la actualidad. Una remodelación que tardó más de una década en llevarse a cabo desde la trágica explosión de la Armería del Gato en 1943 y que dejaba ver en todo su esplendor la fachada trasera del edificio Carbonell.

Así pues, la obra que llevaba por título “Las bodas de plata” obra de Agustín Pantoja plantada en 1952, es la primera foguera oficial del Ayuntamiento de Alicante. Dicha comisión estuvo presidida por Pascual Sempere Quilis, Teniente Alcalde del

Foguera 1952. Agustín Pantoja. Las Bodas de Plata. Foto Sánchez
Foguera 1952. Agustín Pantoja. Las Bodas de Plata. Foto Sánchez

Ayuntamiento de Alicante, ostentando el cargo de bellesa la señorita María Fernanda Villegas. Remataba la foguera el faro de Alicante y un marinero con una caracola que orientaban “a todos lo que a nuestra terreta vienen para admirar nuestras bellezas”. El título festejaba el veinticinco aniversario de la creación de la fiesta de fogueres con distintas escenas rememorando monumentos históricos plantados en nuestra ciudad como el de Benalúa del año 1928, la foguera de Orán, la de Madrid de 1934, la foguera plantada en el Mercado Central después de la guerra o la más reciente que se plantó en la Plaza del Caudillo de 1951.

La foguera de 1953, obra de Juan Capella Guillén, tuvo un coste de veintiséis mil pesetas, mil pesetas más que la vencedora de aquel año en el barrio de Benalúa. Don José López Alarcón presidía ese año la foguera, felicitándose en las páginas del diario Información el veinticuatro de junio de ese año del aumento de recaudación domiciliaria a los vecinos “pasándose de las siete mil pesetas de años anteriores a dieciocho mil de ese ejercicio”. También informaba del disparo de un castillo de fuegos en la noche de la cremá y de la visita de los niños del Hogar Provincial en la tarde del veintitrés de junio para ofrecer una merienda a la que acudirían con la banda de ese año,  la Artística de Novelda, siguiendo la tradición altruista de la foguera que se remonta a la década de los años treinta y que se mantendrá durante años.

Los “Tios vivos”, la foguera de 1954

Foguera 1954. Francisco Die. Los tíos vivos. AMA
Foguera 1954. Francisco Die. Los tíos vivos. AMA

Una noria de doce metros de diámetro destacaba poderosamente en la foguera de aquel año. En la explicación que se incluye en el expediente de “plantá” anunciaba también su movimiento.  La hoguera la firmaba Francisco Die García, con un coste de treinta mil pesetas, estando las diferentes escenas ubicadas en los balancines del artefacto. En el Archivo Municipal, junto a las fotografías de una deteriorada obra, está depositado un documento manuscrito por el propio autor en el que relata las peripecias del monumento: confesando que estaba íntegramente realizada por su mujer y por él (en el llibret oficial aparece firmada por la Comisión), quejándose amargamente del mal acabado de parte de la carpintería que encargó a un cuñado de un amigo suyo que le garantizó el trabajo. Aun así, don Francisco quedó satisfecho con su obra, consiguiendo el ninot indultat en la figura presentada en la Exposición. Pero las desgracias no acabaron con la mala carpintería, el fallo de la escalera de los bomberos en la plantá, provocó el aplastamiento de la estructura que sostenía el monumento y de uno de los grandes payasos que destacaban en la hoguera, “… siendo un verdadero milagro que se sostuviera en pie los tres días de festejos”. Evidentemente el movimiento de la noria no se produjo y los ocho balancines quedaron reducidos a la mitad. Ese mismo año, el gran Antulio Sanjuan realiza la explicación de la foguera en el llibret:

Foguera 1954 (2). Francisco Die. Los tíos vivos. AMA
Foguera 1954 (2). Francisco Die. Los tíos vivos. AMA

“En la fira de La Vida

hay una noria mol alta,

que, a ún temps, els tontos y els sabios

a gust ó a disgust van rodanla…”

Después del fiasco del año anterior, Capella Guillén volvió a firmar las dos fogueras siguientes  con un coste de trece y quince mil pesetas, respectivamente, con una considerable reducción de presupuesto con respecto a años anteriores. La subvención extraordinaria por parte del Ayuntamiento ascendió a cinco mil pesetas.

Mauricio Gómez Martínez se estrena como artista de fogueres

El año 1957 supuso el debut como artista de fogueres de Mauricio Gómez Martínez, patriarca de la saga Gómez Fonseca, en un recorrido por la historia de Alicante a través de su escudo. El encargo para realizar la modesta foguera por quince mil pesetas le llegó precipitadamente y tuvo el contratiempo de tener que volver a plantarla, pues la ubicación que le habían indicado obstruía el paso del tranvía. La historia se vuelve a repetir en la constitución de la comisión, a tan solo mes y medio antes de fiestas tienen que hacer frente a la plantá del monumento al dimitir en abril la anterior comisión por falta de ayuda en el distrito. Es curioso comprobar los datos que se incluyen en el llibret de ese año: “En el censo del distrito figuran 730, han colaborado 562, ausencias justificadas 151, tan solo se han negado a colaborar 17 vecinos” No está nada mal el porcentaje.

La reciente catastrófica riada ocurrida en octubre del año 1957 en Valencia fue el motivo principal de “Hermandad”, foguera firmada por López Sarabia y Francisco Die que volvía a la plaza después de la fallida noria. El presupuesto del monumento ascendió a cuarenta mil pesetas frente a las cuarenta y nueve mil que costó la foguera Benalúa, ganadora del primer premio.

Con el largo lema “Hacia el templo de la fama se camina con desgana”, Juan Capella Guillén, volvía a firmar la hoguera oficial en el año 1959 por un valor de treinta y cinco mil pesetas. El título pretendía demostrar lo áspero y difícil que resultaba el camino de la fama para el artista.  La subvención del Ayuntamiento a todas las comisiones se mantenía en cinco mil pesetas, viéndose incrementada en cinco mil pesetas más la del 18 de Julio por su oficialidad.

Racó de Festa, dos caminos paralelos

En 1960 se funda la barraca Racó de Festa, unida durante casi dos décadas a la foguera del Ayuntamiento. Ubicada en la misma plaza del 18 de julio, la aparición en los días previos de la plantá de su vallado realizado con ladrillos de la construcción y sus paredes encaladas, suponía para los alicantinos, junto a la instalación de los arcos de luces,  el aviso de la pronta llegada de los días grandes de fogueres. La construcción de la portada era normalmente encargada al mismo artista que firmaba la foguera de la plaza. El Centro Recreativo Catalán de Alicante toma las riendas de la comisión de la foguera en los próximos años a requerimiento de Agatángelo Soler y del veterano y prestigioso foguerer Carlos Torres Stivi, fundando también la barraca. Ese año Mauricio Gómez contó con treinta y cinco mil pesetas, un presupuesto más desahogado que la foguera de su debut. Destacar que la plaza se va formando en su configuración actual con una Audiencia Provincial en construcción.

En 1961, de la mano de Jaime Farell Ibáñez, presidente del Centro Recreativo Catalán y de la foguera,  se encarga el monumento por primera vez a Manuel Albert González. Autor de un buen número de carteles de hogueras, pero con una corta e interesantísima carrera como constructor de hogueras. Albert planta cuatro monumentos consecutivos en la plaza: innovadores, limitados a un reducido presupuesto, audaces en sus formas y estética con empleo de nuevos materiales hasta la fecha como el tablex, el corcho o vistiendo a los ninots con tela.

Foguera 1961. Manuel Albert. El Circo de la vida
Foguera 1961. Manuel Albert. El Circo de la vida

El veintiséis y veintisiete de junio de 1961, la comisión de la foguera organiza en el castillo San Fernando un festival para recaudar fondos que incluía bailes nocturnos. La experiencia no debió salir económicamente tan bien como se esperaba arrastrando un déficit de 36.296,20 pesetas unido al del ejercicio que ascendía a 20.709,95.

El Ayuntamiento además de la ayuda extraordinaria que sigue manteniendo en cinco mil pesetas, se hace cargo de la contratación de la banda de música.

En 1962 paga treinta mil pesetas por la contratación de la banda de música de la Unión Musical de Muro de Alcoy, continuando la tradición de contar los días de fogueres con músicos de la montaña alicantina.

En 1964, último año que planta Albert, la subvención del Ayuntamiento aumentó a la respetable cantidad de ciento veinte mil pesetas, además de pagar las cuarenta y siete mil quinientas por los servicios de la banda de música de Muro. La foguera tuvo un coste de ciento veinticinco mil pesetas, todavía muy lejos de las cuatrocientas mil que costó la foguera de Ciudad de Asís, obra de Ramón Marco, ganadora ese año del primer premio.

  1. Un icono de la fiesta.

Una de las fogueras más recordadas en la historia de les fogueres fue plantada en

1965, debutando en la plaza de Ramón Marco. Para la celebración del nombramiento por parte del Ministerio de Información y Turismo del título de Fiestas de Interés Turístico en febrero de ese año, el artista más galardonado de la historia de les fogueres, ideó un gigantesco “Saraguell” de pie que tenía como base los castillos de Alicante, pudiendo el público pasar por debajo.

Foguera 1965. Ramon Marco. Fiestas de interés turístico
Foguera 1965. Ramon Marco. Fiestas de interés turístico

Con “Sempre plou cuan no hay escola” de Ramón Marco, Antulio Sanjuan, vuelve a realizar la explicación de la foguera en 1966:

Esta frase coneguda

que molt se sol escoltar

cuand se presenta una cosa

que falta entonces no fá;

o cuand descansar pensabes

y t’ix al punt un treball,

resulta que moltes voltes

en els chics, es realitat

La foguera de la plaza de 18 de julio de 1967 fue la más cara de todas las plantadas aquel año. Remigio Soler, ganador del primer premio de especial el año anterior en Benalúa, debutaba con una foguera cuyo precio ascendió a trescientas cincuenta mil pesetas, cincuenta mil pesetas más que la ganadora de Ciudad de Asís. El ninot que representaba una vaca obtuvo los trescientos diecisiete votos que le llevó a conseguir el indulto de aquel año. El año en que se generó la polémica sobre la autenticidad del traje de novia alicantina, el pleno de Exceléntisimo Ayuntamiento de Alicante, en sesión ordinaria del 30 de junio de 1967, a propuesta de la Comisión de Fiestas, acordó que la foguera plaza del 18 de julio y a la barraca Racó de Festa  fueran oficiales dependientes del Ayuntamiento a partir de les Fogueres de 1968:

“Con objeto de dar el empaque que debe alcanzar la hoguera plantada frente al Ayuntamiento, y disponer asimismo de una Barraca en la que se pueda agasajar a las personalidades que sean invitadas oficiales de la Corporación, propone esta Comisión, que en lo sucesivo, tanto la Hoguera como la Barraca que se instalen en la plaza del Dieciocho de Julio, tengan carácter oficial exclusivamente, dependiendo directa y económicamente del Ayuntamiento, para lo cual, de aceptarse esta sugerencia, se estudiaría detenidamente la organización y funcionamiento de la misma.”

Primera retransmisión en directo de la cremá

Gastón Castelló se encargó del boceto de “Alicante, casa de la Primavera”, siendo Ramón Marco el autor de la foguera de 1968. Por primera vez en la historia de la fiesta, Televisión Española retransmitió en directo para toda España el disparo de la palmera y la cremá de la foguera de la plaza del 18 de Julio. El equipo técnico aprovechó para retransmitir, también por primera vez, una corrida de toros de las fiestas de fogueres en el coso de la plaza de España. Dicho equipo estaba compuesto por Pedro Maciá, como locutor y los realizadores Montes, Leopoldo y Pedraza. Contaron con una cobertura de tres cámaras: en la torre del reloj, otra en los balcones del Ayuntamiento y una última en los balcones de los edificios colindantes. Se anunció que por motivo de la retrasmisión en directo no se produciría el clásico apagón de la ciudad para el anunció y posterior disparo de la palmera: “por lo tanto, el público tendrá que guiarse por los cohetes de aviso”. También ese mismo día entraba en funcionamiento, en periodo de prueba para las emisiones de la primera cadena de televisión española, el repetidor de televisión instalado en el macho del Castell que conseguiría eliminar las zonas de sombras en las emisiones.

Foguera 1968. Ramón Marco con boceto de Gastón Castelló. Alicante, casa de la primavera
Foguera 1968. Ramón Marco con boceto de Gastón Castelló. Alicante, casa de la primavera

Los siguientes cuatro años vuelve a la plaza Juan Capella Guillén. En 1969 se da la circunstancia en la coincidencia de los remates de la foguera de la plaza del 18 de Julio y la del primer premio obra de Ramón Marco de Ciudad de Asís: Dos espectaculares galeones. No sería la única: el precio sería el mismo, trescientas cincuenta mil pesetas. Ese año las hogueras vieron aumentada la subvención municipal hasta las quince mil pesetas, recibiendo además la del 18 de julio doscientas ochenta y nueve mil.

En el Balance económico del ejercicio 1969-1970 de la hoguera y la barraca Racó de Festa generó un importante déficit en un año que tuvo que ampliarse el recinto de la misma por las nuevas mesas que tuvieron que instalarse para los concejales del Ayuntamiento. En el capítulo de ingresos destaca la aparición de los patrocinadores, en este caso la casa González Byass.

Parece ser que el fundir las dos entidades, con la incorporación de la barraca a la oficialidad, disparaba los déficits y a finales del año 1970 el Ayuntamiento, con un nuevo alcalde a su cabeza, Ramón Malluguiza, decide estudiar la oficialidad de la barraca, proponiendo convocar concurso de bocetos de la foguera entre los artistas a quien interesase, mientras que la comisión del distrito, circunscribiría su labor “a recaudar entre el vecindario para atender los gastos de Belleas, Músicas y fuegos” Aprobado por la comisión Municipal permanente el uno de diciembre de 1970. El año 1970, María Asunción Morales Antón, de la foguera Plaza del 18 de Julio, era elegida Bellesa del Foc d’Alacant

Algo parecido a un concurso

Don Tomás Valcárcel Deza, nombrado nuevo concejal por el tercio familiar desde el siete de febrero de 1970, dirige un escrito fechado el siete de octubre de 1971 a varios artistas de hogueras entre los que se encontraban Remigio Soler, Ramón Marco, Agustín Pantoja y Juan Capella para que presentasen varios bocetos en el negociado de fiestas antes del treinta y uno de octubre con sus correspondientes presupuestos para la realización de la foguera oficial de 1972. Al final Juan Capella volvía a plantar por cuarto año consecutivo por las mismas trescientas cincuenta mil pesetas de años precedentes, satisfaciendo el Ayuntamiento las ciento veinticinco mil pesetas de cuotas de los concejales en la barraca Racó de Festa.

1973 supuso el debut en la plaza de un jovencísimo Pascual Dominguez, artista instruido en el taller del maestro Remigio Soler. Tuvo mala suerte en su debut en la plaza, pues la lluvia hizo acto de presencia durante la jornada de la planta, sufriendo la caída de su arriesgado remate, no pudiendo terminar en su totalidad la foguera y dejando de cobrar parte del último plazo. El coste del primer premio empezaba a alejarse de la foguera plantada en la plaza, ese año Remigio cobró por su foguera del Mercado  medio millón de pesetas por las trescientas cincuenta mil pesetas que tendría que haber cobrado Domínguez. Aparte de Pascual Domínguez, presentaron bocetos al concurso Agustín Pantoja, Julio Esplá y Juan Capella.

Juan Capella volvía a ganar el concurso de bocetos y plantar en la plaza en el año 1974 con un aumento del presupuesto. La foguera fue costeada totalmente por el Consistorio en cuatrocientas mil pesetas.

Cuento Alicantino. Remigio sienta cátedra.

En pleno de fogueres de 31 de enero de 1975, el representante de la foguera del Mercado, Sr. Burló, preguntaba al alcalde de Alicante, Francisco García Romeu, presente en la reunión, si la hoguera de la plaza del 18 de Julio dependía del Ayuntamiento o de la comisión. El alcalde le contestó que ese año iban unidas, contestando también a otra pregunta del representante del Mercado a que se estudiaría la creación de dos hogueras;  una dependiente del Ayuntamiento y otra del distrito. Remigio regresaba a la plaza con el respetable presupuesto de novecientas

Foguera 1975. Remigio Soler. Cuento Alicantino
Foguera 1975. Remigio Soler. Cuento Alicantino

mil pesetas con la extraordinaria obra “Cuento Alicantino” con guión de Antulio Sanjuan:

 

 El abuelito contaba

un cuento, y en él, decía

que aquí en nuestra tierra había

un artista que soñaba…

que un rayo de sol, chocando

con una palmera daba

una chispa que cegaba,

y el mar la iba reflejando.

 

Pascual Domínguez conseguía el primer premio de especial en la foguera Alfonso el Sabio, con “La vida sigue igual” con un presupuesto de seiscientas cincuenta mil pesetas.

Don Tomás preside, don Ramón planta

Ramón Marco planta las tres siguiente hogueras, siendo presidente de la foguera el propio Tomás Valcárcel. En el año 1977, presenta una propuesta junto a las dos de Julio Esplá con una licitación de un millón de pesetas en el que se admitían proposiciones a la baja. Ramón Marco ganó con el boceto titulado “Olimpo Actual” y un valor de novecientas mil pesetas.

La Junta Electoral Provincial envió un escrito con fecha catorce de mayo de 1977 en el que se pedía que en las futuras fallas (sic) no se plantara la falla (sic) y la barraca en la plaza 18 del Julio al estar dicha Junta en la Audiencia Provincial y celebrarse elecciones al Congreso de Diputados y Senado el quince de junio, ya que interferirían los trabajos de recuento de votos.  El alcalde de Alicante accedía por escrito a trasladar la barraca a otra ubicación en el distrito, siendo imposible el de la foguera, ya que no era posible su desplazamiento a otro lugar por haber sido construida exprofeso para dicha plaza y no producir en si ruidos molestos. El presidente de la barraca Racó de Festa, en escrito fechado el siete de junio, comunica al alcalde que renunciaban a plantarla por no existir ningún lugar en el distrito que se adaptara a sus instalaciones, pidiendo la reserva para el próximo ejercicio.

El año del cincuentenario de la fundación de la fiesta viene marcada por la demora en la contratación de la foguera oficial. En un escrito firmado por los presidentes de hogueras el treinta de enero de 1978 dirigido al alcalde de Alicante,  se manifestaba la preocupación de que a esa fecha todavía no se hubiera contratado la foguera oficial, que coincidía con el año del cincuentenario, pidiendo que no se demorara más en el tiempo por la dificultad de encontrar artista que la realizase a esas alturas del ejercicio, además de que se intentara mejorarla. En el mismo escrito se pedían además del aumento de la subvención del Ayuntamiento a las comisiones, la creación del museo de hogueras, la construcción del monumento al foguerer y la adquisición de una casa del foguerer con suficiente amplitud en el que tuviera cabida la Comisión Gestora y el archivo de la fiesta. Ramón Marco construyó la enorme llama de “Cincuentenario” por novecientas mil pesetas en un tiempo record de tres meses, consiguiendo también el ninot indultat con el conjunto de alicantinos subidos a caballo.

Foguera 1978. Ramón Marco. cincuentenario. AMA
Foguera 1978. Ramón Marco. cincuentenario. AMA

Aires nuevos

Con la llegada de Jose Luis Lassaletta al Ayuntamiento llegaron aires de renovación a la fiesta. Una de ellas fue la creación en el Paseo de Campoamor de la barraca popular con actuaciones de grupos como Els Pavesos, Al Tall, Lluis El Sifoner o la Escola de dolcainers de Valencia con una entrada que costaba la simbólica cantidad de cincuenta pesetas para los adultos y veinticinco a los jóvenes. Lassaletta justificaba la creación de esta barraca para “aquellos alicantinos que no tenían acceso a ninguna”. Así desaparecía la oficialidad de la barraca Racó de festa. El mismo alcalde no veía inconveniente en no tener barraca oficial, acogiendo a los invitados ilustres en fiestas en cualquier barraca que estaría encantada en acogerlos. El valenciano Angel Azpeitia Ureña se encargó de plantar la foguera de 1979 en la que desaparecía la nomenglatura de 18 de Julio para transformarse en “Plaça de l’Adjuntament” como figura en el libro oficial.

La primera oficial infantil no plantada y un presidente cuestionado

El año 1980 volvió a ser conflictivo para la foguera oficial. Por primera vez se contrató una foguera oficial infantil. En la carpeta del expediente no existe ni boceto, plano, ni instancia, solo el permiso de plantá del Ayuntamiento. En cambio sí aparece en el libro oficial, el boceto obra de Pepe Muñoz Fructuoso con el título “L’amor”. La foguera infantil figuraba como presidente, Alejandro Masanet Cebrial, hijo del presidente de Comisión Gestora de aquella época, con bellesa y cuatro damas de honor. Pero la hoguera nunca llegó a plantarse en la plaza. En entrevista al artista el veinticuatro de junio en el diario Información, explicaba que Jacinto Masanet se había puesto en contacto con él para realizar por primera vez una foguera infantil oficial presentando un boceto. Según comentaba el artista intentó hablar con el presidente infructuosamente en varias ocasiones, así que decidió a marchas forzadas realizar la hoguera. Parece ser que el grupo que había preparado para la exposición del ninot se quedó en su taller porque nadie fue a recogerlo y para colmo de despropósitos, la noche de la plantá acudió a la plaza con la foguera, teniendo que volver a llevársela a su taller de Torrellano al no tener vallas, ni vigilancia, ni alguien que se responsabilizara de la misma y con Pedro Soriano, autor de la mayor, con un montón de problemas en su plantá. Todavía a fecha de hoy está esperando explicaciones, lo que sí existe es la relación del cobro de las tres mil pesetas de subvención del Ayuntamiento por plantar foguera infantil.

Pero si la infantil de 1980 estuvo salpicada de polémica, la foguera oficial de Pedro Soriano, con la excelente y revolucionaria “Búsqueda” estuvo a punto de costarle el puesto al presidente de Comisión Gestora en su convulso mandato. A pesar de ser la foguera oficial recibió una mención especial de jurado y el indulto del grupo de Caruso y la Collares. En el Pleno de hogueras de veinte de octubre de 1980, el presidente de Foguerer Carolinas, Raúl Baeza, sucesor de Jacinto Masanet en su puesto, en el turno de ruegos y preguntas, pidió explicaciones sobre la distracción de dinero de Comisión Gestora para el pago de la hoguera del Ayuntamiento. El pago de la foguera, dos millones de pesetas, misma cantidad con la que consiguió ese año el primer premio Mayor León en Alfonso el Sabio,  se realizó con setecientas mil pesetas en efectivo, un talón de la Comisión Gestora, debiéndose todavía trescientas mil. El presidente contestó que Soriano, presente en la sala, “amenazó”  con no plantar la foguera si antes del veinte de junio no se le había hecho entrega al menos de la mitad de su precio, por lo que la Comisión Gestora  tuvo que extenderle un talón autorizado por la entidad bancaria, a pesar de no presentar saldo la cuenta. Dicha cantidad fue repuesta por la Hoguera del Ayuntamiento gracias a la concesión de un crédito de la Caja de Ahorros. Raúl Baeza volvió a intervenir afirmando la falta de potestad de Comisión Gestora ya que sin la autorización del Pleno no podía realizar dicha operación con lo que conllevaba de antecedente si alguna otra hoguera volvía a requerir por el mismo motivo a la entidad. Los ánimos y la tensión nerviosa en la sala fueron subiendo de tono, lo que motivó “la pérdida de compostura y respeto de algunos miembros del Pleno”. La Moción de Censura, a petición del propio Baeza, acabó con la polémica y la finalización de pleno arrojando, de cuarenta comisiones asistentes, un rechazo de veintitrés, cinco apoyos a la moción y doce abstenciones.

Dos años sin oficial

Los dos años siguientes 1981 y 1982, la foguera del Ayuntamiento deja de ser la Oficial. José Luis Lassaletta lo corrobora en entrevista realizada para el especial de fogueres del diario Información, contando con una subvención extraordinaria de ochocientas mil pesetas por parte del Ayuntamiento. El valenciano Andreu Martorell, por un precio de un millón de pesetas, plantó en 1981 “En l’estíu tot lo mon víu” consiguiendo el primer premio de primera categoría en una hoguera presidida por Teodomiro Navarrete y con un ochenta por ciento mujeres componentes de la comisión. Al año siguiente Javier Mayor León, plantó la modesta “Ciudad”, con un presupuesto de un millón de pesetas y una subvención municipal de novecientas mil pesetas. La poca envergadura de la foguera y su discutida calidad, unido a la desaparición de la plaza de la barraca de Racó de Festa, llevaron a replantearse al Ayuntamiento la mala imagen dada al exterior de nuestra fiesta y de la ciudad.

Otra vez, oficial

La Comisión de Municipal permanente, en sesión celebrada el uno de octubre de 1982, aprobaba una moción del mismo Lassaletta (se tomaron su tiempo en estudiarla ya que está firmada el veintisiete de agosto de 1981) sobre la revitalización de la Hoguera del Ayuntamiento en que se consideraba a la hoguera del Ayuntamiento como Hoguera Oficial de la Ciudad, lo que entrañaba que el coste total de la construcción, plantá y cremá corriera a cargo del Ayuntamiento, contratándose la ejecución de la misma al artista que hubiera ganado el primer premio de categoría especial el año anterior. La elección del boceto correspondería a la comisión informativa de Cultura y Fiestas.

Foguera 1983. Pedro Soriano Moll. Cartel de Hogueras. AMA
Foguera 1983. Pedro Soriano Moll. Cartel de Hogueras. AMA

En declaraciones del alcalde José Luis Lassaletta al diario Información explicaba la razón de que la plaza del Ayuntamiento volviera a contar con una hoguera oficial: “Esta hoguera se planta fuera de concurso. Obedece a la idea de esta Corporación de recuperarla para su uso total como plaza del Ayuntamiento. Entendimos que debía ser una hoguera de todos los alicantinos, y por eso está fuera de concurso, para que sea un poco de toda la ciudad. Por la categoría de la plaza pensamos en la necesidad de colocar una hoguera especial que representara a toda la ciudad. De ahí la subvención del Ayuntamiento para realizar esta hoguera que tiene la característica de no presentar ninots”. La foguera tenía un presupuesto de tres millones de pesetas e inició un periodo de tres años en que, un Pedro Soriano en estado de gracia, plantaba tres grandes monumentos en la plaza del Ayuntamiento. En la cremá de 1985 de “El sol alumbra nuestra tierra”, se produjeron momentos de histeria, sin que ocurrieran daños personales, al provocar el calor de las llamas una avalancha humana en las pequeñas calles adyacentes (todavía se permitía en la plaza la entrada de espectadores a la crema)

La comisión del Ayuntamiento no desapareció como tal. Presidida por Teodomiro Navarrete, plantó en la categoría tercera B los años 1983 y 1984 al lado de las escalinatas de la calle Jorge Juan con dos hogueras modestísimas de Julio Esplá.

Ángel Martín Jover plantó la hoguera en 1986 con el título “Homenaje a la fiesta”  ensalzando a las bellezas representadas con tres cabezas de les Belleses del Foc de 1983, 1984 y 1985, empleando cinco mil kilos de barro solo para modelar la cabeza de una ellas. La realización de la misma se atrasó porque el Ayuntamiento tardó en pagar el primer plazo, destacando un mosaico de Gastón Castelló situado en uno de los laterales.

Otra vez, volvemos a las andadas

El año 1987, después de unos años de tranquilidad, trajo otra vez a la foguera oficial la polémica y la incertidumbre. El encargado de realizarla fue Tomás Gosálvez ganador el año anterior en Hernán Cortés. En la presentación de la maqueta en el Ayuntamiento se anunciaba como la más alta jamás plantada con treinta y dos metros de altura, pudiendo el público ascender por una escalera y contando con un presupuesto de cuatro millones y medio de pesetas. La plantá ya se auguraba complicada pues el artista pidió unos días más para poderla llevar a buen término dado el volumen de la obra, acabando en la comisaría de policía por una discusión subida de tono que entabló con agentes municipales por la negativa de estos a dejarle entrar en el perímetro cerrado al carecer del correspondiente permiso. Gosálvez tenía el encargo de la hoguera de Hernán Cortés que militaba en categoría especial (todavía el pliego de condiciones para realizar la oficial no impedía la construcción de más especiales). El artista no pudo acabar la hoguera a tiempo, terminándose en la noche del veintidós de junio, recibiendo la censura del jurado de hogueras y del propio alcalde por el resultado del monumento. Gosálvez ya no volvería a plantar más hogueras cumpliendo su palabra después de la polémica, incoándose expediente sancionador.

Soriano, vuelve

Soriano volvió a la plaza en 1988 y 1989. El monumento de 1988 tenía una altura de veinticinco metros que descansaban en cuatro apoyos, pudiendo el público transitar por debajo del mismo. Ese año tampoco se libró de incidentes: la policía detuvo a un joven en la Plaza del Mar cuando se llevaba un elemento de la foguera, Soriano tuvo que apuntalar la foguera debido a las fuertes rachas de viento y para acabar, el dispositivo automático de encendido pirotécnico de la cremá falló, teniendo que ser el mismo Soriano el encargado de encenderla. La oficial del ochenta y nueve trajo la polémica del lema: “La década de oro”, coincidente con los diez años de mandato de José Luis Lassaletta en la alcaldía. En la presentación de la maqueta se explicó que era una idea del propio alcalde, como un homenaje a siete alicantinos ilustres de la década comprendida entre 1925-1935, con un coste de cuatro millones y medio de pesetas, iva incluído. Pero no terminaron aquí los problemas de Soriano. Cuando todavía estaba deliberando el jurado de hogueras, “La década de oro” estaba sin rematar, con un suelo de la plaza repleto de elementos del monumento, pudiendo esta circunstancia, unida a su calidad, a que el primer premio fuera a parar a manos de su discípulo más aventajado, Paco Juan y su foguera de Carolinas Altas, en perjuicio de la de Soriano de Hernán Cortés por el miedo a que pudiera volver a repetir como artista de la oficial.

La foguera de 1990 festejaba el quinto Centenario de nombramiento como ciudad debutando frente al fachada consistorial Paco Juan Navarro, encargándose la del año siguiente a Ramón Marco por la declaración de premio desierto en categoría especial, en una foguera que no pasará como las mejores del maestro y en que no se disparó la tradicional palmera de fuegos artificiales por desprendimientos de rocas en el Benacantil. Pedro Espadero plantó su primera oficial en 1992 con un repaso a las diferentes fiestas que se celebran en la provincia de Alicante

Crisol

Mejor suerte que Gosalvez en 1986, corrió Pedro Soriano en 1993 con Crisol, una majestuosa y espectacular obra terminada de plantar a las siete de la mañana del veintidós de junio en una mágica noche que recordaremos todos los que estuvimos en la plaza.

Foguera 1993. Pedro Soriano. Crisol
Foguera 1993. Pedro Soriano. Crisol

Incoado el expediente, Soriano no fue sancionado. El regreso de Soriano celebraba sus veinticinco años como artista, y para no perder la costumbre, los primeros compases de la plantá no estuvieron exentos de polémica. Esta vez con el concejal de tráfico Antonio Sánchez, al bloquear las grúas que debían plantar, la calle Altamira en hora punta, lo que provocó que se le obligara a retirar un cartel que colocó a los pies de la foguera en plena plantá. El alcalde, Angel Luna acompañado de su secretario particular Conrado Albadalejo, estuvo toda la noche siguiendo las evoluciones del artista ayudado por Ángel Martín, perdonándole la sanción por la monumentalidad de la obra. Completaba la foguera las voces en off que surgían desde su interior,  entre otros, las de José Ángel Guirao o del periodista Raúl Álvarez Antón.

El año siguiente, Paco Juan  regresaba a la plaza con “Alicante de día, Alicante de noche”

No se quema, hay que desmontarla

Otra vez la polémica volvió a la plaza en el año 1995. Pedro Espadero plantó “Alma de fiesta” con un Luis Díaz Alperi recién elegido alcalde de Alicante. A la hora de la cremá, la parte central del monumento no ardió, procediendo los bomberos a desmontarla de madrugada. El propio alcalde bajó a la plaza para controlar los ánimos caldeados, y no por las llamas, de los espectadores, lanzándose en días posteriores un cruce de acusaciones entre constructor, la pirotecnia de Zamorano Caballer y el Ayuntamiento. La caída de tres hogueras ese año, junto a la fallida cremá oficial llevó al maestro mayor del Gremio de artistas, Ángel Martín, a presentar su dimisión y a que en declaraciones del entonces secretario de Comisión Gestora, Paco Aracil, se pensara en variar para el año siguiente el modo de concesión de la hoguera pasando concederse la hoguera mediante un concurso a través de plicas cerradas y a reflejar en el contrato de su construcción que el artista fuera el responsable también de la cremá.

Don Ramón vuelve

Ramón Marco consiguió ganar el concurso por la construcción de la Foguera Oficial 1996 convocado por el Ayuntamiento con una obra de mayor empaque que la plantada en 1991. Esta vez la hoguera ardió como nunca había ardido una hoguera oficial.

Foguera 1996. Ramón Marco. Metamorfosis. AMA
Foguera 1996. Ramón Marco. Metamorfosis. AMA

Pedro Espadero volvía a repetir en la plaza al año siguiente, esta vez por ganar el concurso convocado. La hoguera prendió a pesar de la tormenta que descargó durante la planta. El único incidente que se produjo en la plaza no tuvo nada que ver con la foguera y fue protocolario entre el Ayuntamiento y la Comisión Gestora.

Paco López Albert, se doctora

Entre la polémica se decidió que el valenciano Paco López fuera el responsable de la foguera oficial 1998 con “Fiesta de dia y de noche”, al convocar el concurso en enero cuando casi todos los artistas alicantinos no podían realizar más hogueras de tal envergadura. El de Picassent ya había ganado varios primeros premios de especial  infantil en Carolinas Altas, considerando su construcción como una inversión personal, ya que varias fallas de especial de Valencia estaban pendientes de lo plantado para contratarlo (concretamente la falla Convento Jerusalén con varios premios conseguidos en años posteriores). Dieciséis tulipanes, un enorme sol en la cima con efectos luminosos y una luna con mantilla de novia alicantina creaban un conjunto de gran belleza y de perfecta composición y acabado. La polémica salpicó al artista después de la cremá por la utilización del hierro en su confección.

Foguera 1998. Francisco López Albert. Fiesta del día y la noche.
Foguera 1998. Francisco López Albert. Fiesta del día y la noche.

Setenta y cinco ninots y un presupuesto de doce millones de pesetas sirvieron para que Pedro Espadero volviera a plantar en la plaza en 1999 con “Momento de fiesta”, aumentando en un millón de pesetas el presupuesto del año anterior. Según sus declaraciones empleó para cubrir el remate cincuenta mil hojas de pan de oro.

Con luz propia

Foguera 2000. Francisco Vázquez. 2001, una odisea en el poco espacio que nos queda
Foguera 2000. Francisco Vázquez. 2001, una odisea en el poco espacio que nos queda

El año 2000 supuso el bautismo de fuego en la plaza del malogrado Paco Vázquez con la rompedora “2001: una odisea en el poco espacio que nos queda”. Una interesantísima y arriesgada propuesta con evidentes referencias cinematográficas, que llevó a instaurar el espectáculo “Con luz propia”, una excelente iniciativa que conseguía convertir la plaza en punto neurálgico de la ciudad todas las noches del veinte a veintitrés de junio cada hora. El espectáculo, según el propio Vázquez, era un viaje por el amanecer, el atardecer y el anochecer, un viaje por las estrellas. La colla de dimonis La Ceba y la pirotecnia Caballer se encargaron de inaugurar el espectáculo el día de la plantá a las 24:00 horas. El espectáculo duraba siete minutos con un coste de tres millones de pesetas y 80.000 w. de luz y 12.000 de sonido. El equipo de Paco Vázquez contaba con colaboradores del prestigio de Moisés Alarcón, Vicente Llacer y Jose Manuel Lleonart, empleando nuevos materiales para su construcción y un coste de trece millones de pesetas.

Después de una prolongada ausencia, Pedro Soriano volvía con “Mensaje de fuego” a la demarcación después de ganar el concurso de realizar la foguera del año 2001, con la continuidad de seguir celebrándose el espectáculo “Con Luz Propia”.

El último año con incidentes en la foguera oficial se produjo en el 2002, y vino de la mano de Pedro Soriano que volvía a ganar el concurso en la que es, por el momento, su novena y última obra en la plaza. La obra de enormes dimensiones, incluía un remate muy voluminoso de madera con un peso de tres toneladas. En la plantá accidentada uno de los picos de la estrella se desplomó la noche del veinte, obligando a suspender el espectáculo “Con luz propia” que contaba con un número de acrobacia aéreo. El artista, con ayuda de Ángel Martín, su hijo y Pedro Abad, pudieron arreglar los desperfectos, defendiéndose de la multitud de críticas hacia el acabado, alegando el carácter experimental de la obra. Pero lo peor estaba por ocurrir, pasadas las doce de la noche de veintidós de junio, el remate empezó a ceder, teniendo que ser sujetado por una grúa, optando el día de San Juan por una caída controlada por los bomberos dado el riesgo que suponía el estado de la estructura. Ildefonso Prats, jefe de bomberos, adujo que la causa de la caída había sido motivada por la superficie y volumen del remate, no por el peso que era intrascendente. El desplome del monumento obligó a cambiar los horarios de cremá, no emitiéndose en directo por televisión. En los días siguientes a fiestas se produjeron un cruce de declaraciones sobre el seguimiento de la comisión, artistas, y del propio Soriano responsabilizando de lo ocurrido a personal valenciano contratado que acabó con la inhabilitación para construir la oficial durante y un año y un multa de siete mil doscientos euros.

El concurso de construcción de la foguera oficial del setenta y cinco aniversario de la creación de la fiesta lo ganó Pedro Abad con una propuesta modernista que homenajeaba a la Sagrada Familia y su autor Antonio Gaudí destacando diez esbeltas torres. El grupo de teatro altura “Puja” pudo realizar todas sus actuaciones del espectáculo “Con Luz propia” resarciéndose del desplome del monumento oficial del año anterior que hizo reducir sus actuaciones.

Foguera 2003. Pedro Abad. El milagro del fuego
Foguera 2003. Pedro Abad. El milagro del fuego

2004 supuso la repetición de Pedro Abad, con “IV Monedas”, una foguera más barroca que “El milagro del fuego”, desarrollando el ciclo vital (nacimiento, crecimiento, vida y muerte) con un presupuesto de 99.167 euros igualando el del año anterior. Abad volvió a contar  en su equipo con figuras de la talla de Javier Mayor León, Fran Esplá, Javier Morollón, David Igualada o su propio padre. El espectáculo “Con luz propia” contó con la participación del ballet Azahar y la pirotecnia Caballer de Godella en su inauguración el día veinte

Foguera 2005. Pedro Espadero. Mediterránea. Foto Cayetano Sánchez
Foguera 2005. Pedro Espadero. Mediterránea. Foto Cayetano Sánchez

Con diseño de Pascual Medel y textos del escritor y director teatral Juan Luis Mira, Pedro Espadero plantaba su quinta obra en 2005, con una estampa tridimensional en la que se quiso reflejar lo que para un alicantino significaba el mar. Hasta el momento es el último año en que se realizó el espectáculo “Con luz propia”.

Pedro Espadero volvía a repetir equipo al año siguiente con Pascual Medel y Juan Luis Mira en “Somni”, con las cartelas explicativas en tres idiomas: castellano, valenciano e inglés en el año que la Comisión Gestora se convertía en Federació.

Fenix era el título de la tercera foguera que Paco Juan Navarro plantaba en la plaza, en un homenaje al monumento fogueril como eje central de la fiesta. Destacaba en el remate la cúpula calada con quinientas sesenta caracolas de cartón y los cuatro caballos cubiertos de pan de oro.

En el año 2008 la plaza volvía a ver a un debutante en la misma. Fran Esplá plantaba “Alicante es mar”, una estilizada foguera de diecinueve metros y medio de altura con un gran remate de dieciséis metros de diámetro y doce metros de base.  El coste de la obra fue de 102.000 euros, Con motivo del ochenta aniversario de la fundación de la fiesta, la Federació de les Fogueres de Sant Joan y la Concejalía de Cultura recuperaban treinta y dos años después, la tradicional “dança” que se realizaba junto a la foguera del Ayuntamiento. En la tarde del veintitrés de junio, un centenar de personas participaron con los grupos de baile Postiguet, Cresol, Arrels y Alacant y las collas de Sant Antoni, Sant Blai, L’Embolic y la Canya. El alcalde de la ciudad, Luis Díaz Alperi indultó la figura de la Santa Faz que se encontraba a los pies del monumento.

Un cuadro en que aparecía la Bellesa del Foc de 2009 se indultó en la noche de la cremá de ese año. La influencia de la luna era tratada en un monumento con dos remates, celebrando los veinticinco años de profesión de su artista Pedro Espadero. La tarde del veintitrés de junio se repitió la “dança” con los grupos Arrels, Cresol, Postiguet y la colla Sant Antoni antes de celebrarse el desfile Folklórico Internacional.

Espadero volvió a repetir el año 2010 en la plaza con un monumento que relataba las aventuras de una estudiante sueca en la ciudad. Presupuestado con 102.000 euros, repitiéndose alrededor de ella la dança con los grupos Cresol, Postiguet y Arrels y las collas Sant Antoni, La canya y Sant Blai y los nanos y gegants d’Alacant.

Foguera 2011. Hermanos Gómez Fonseca. La tierra prometida. Foto Roberto Climent
Foguera 2011. Hermanos Gómez Fonseca. La tierra prometida. Foto Roberto Climent

En el año 2011, los hermanos Gómez Fonseca plantaban por fin su primera foguera oficial, cincuenta y dos años después de que debutara su padre. Y lo hicieron a lo grande con “La Tierra Prometida”, un espectacular remate que simulaba una palmera realizado en madera, llenando totalmente la plaza con sus diecisiete metros de diámetro y sus más de seis mil kilos de peso. La colocación de la palmera de dieciocho hojas congregó un gran número de espectadores al término de la entrada de bandas y comisiones. En la tarde del veintitrés de junio, se volvió a celebrar la recuperada dança con la participación de ciento cuarenta “balladors” de los grupos Postiguet, Cresol y Arrels y las collas de Sant Antoni, La Canya y Benacantil. La impresionante cremá produjo daños en la Audiencia Provincial y en el Ayuntamiento.

Los Hermanos Fonseca volvieron a repetir en el año 2012, con Esplendor: Una cara de una “bellea” alicantina realizada en mosaico de la que destacaba su enorme matilla compuesta por trece pliegues, con una altura de veintiún metro con cincuenta y tres mil kilos de peso, debutando en la cremá la pirotecnia de Martí de Burriana. Al concurso para realizarla sólo se presentó la propuesta elegida. Fue el último año, hasta ahora, que se realizó la recuperada dança a pies de la foguera.

El soplo de una gran cabeza de una diosa, rematada por una corona de madera, empujaba a las diferentes culturas subidas en un barco para fundar Alicante. Era el remate dela última foguera plantada hasta ahora en la plaza, firmada por el debutante en la misma Jesús Grao, con un coste de 102.850, IVA incluido. Por vez primera se eligió una segunda propuesta de reserva, obra de Pedro Soriano y los proyectos que no resultaron elegidos  no fueron expuestos al público.

Pedro Espadero plantará su novena foguera oficial en junio de 2014, una gran responsabilidad con un jurado más exigente y numeroso que el de hogueras: los alicantinos y foráneos que visitan nuestra plaza mayor.

 

1952AGUSTÍN PANTOJALas bodas de plata
1953CAPELLA GUILLÉNRecuerdos de España
1954FRANCISCO DIE GARCIALos tíos vivos
1955CAPELLA GUILLÉNFotografiando las horas
1956CAPELLA GUILLÉNEnfermedades de la vida y del amor
1957MAURICIO GÓMEZEl escudo de Alicante
1958LÓPEZ SARABIA y DIE GRACIAHermandad
1959CAPELLA GUILLÉNHacia el templo de la fama se camina con desgana
1960MAURICIO GÓMEZ MARTÍNEZDe todo un poco
1961MANUEL ALBERTEl circo de la vida
1962MANUEL ALBERTNada nuevo bajo el sol
1963MANUEL ALBERTSi las mujeres mandasen
1964MANUEL ALBERTExaltación de la provincia
1965RAMON MARCO MARCOFiestas de Interés Turístico
1966RAMÓN MARCO MARCOSempre plou cuan no hay escola
1967REMIGIO SOLER LÓPEZEl ejemplo de los padre
1968RAMÓN MARCO MARCOAlicante, casa de la primavera
1969JUAN CAPELLASu majestad la esclavitud
1970JUAN CAPELLALa lucha está en todas partes
1971JUAN CAPELLA GUILLÉNLa droga
1972JUAN CAPELLAAlicante
1973PASCUAL DOMÍNGUEZLa lucha de cada día
1974JUAN CAPELLA GUILLÉNFiesta
1975REMIGIO SOLER LÓPEZCuento Alicantino
1976RAMÓN MARCO MARCOEn estíu, tot el mon víu
1977RAMÓN MARCO MARCOOlimpo Actual
1978RAMÓN MARCO MARCOCincuentenario
1979ÁNGEL AZPEITIA UREÑALa millor terra del mon
1980PEDRO SORIANO MOLLBúsqueda
1983PEDRO SORIANO MOLLCartel de Hogueras
1984PEDRO SORIANO MOLLMonumento al clima
1985PEDRO SORIANO MOLLEl sol alumbra nuestra tierra
1986ÁNGEL MARTÍN JOVERHomenaje a la fiesta
1987TOMÁS GOSÁLVEZ JIMÉNEZLas fiestas de nuestra tierra
1988PEDRO SORIANO MOLL…Y la hoguera hace historia
1989PEDRO SORIANO MOLLLa década de oro
1990PACO JUAN NAVARROV centenario
1991RAMÓN MARCO MARCOAnem a fer la Foguera
1992PEDRO ESPADERO COLMENARFiestas de la provincia
1993PEDRO SORIANO MOLLCrisol
1994PACO JUAN NAVARROAlicante de día, Alicante de noche
1995PEDRO ESPADERO COLMENARAlma de fiesta
1996RAMÓN MARCO MARCOMetamorfosis
1997PEDRO ESPADERO COLMENARImagen y sonido
1998FRANCISCO LÓPEZ ALBERTFiesta del día y la noche
1999PEDRO ESPADERO COLMENARMomentos de fiesta
2000FRANCISCO VÁZQUEZ SIRVENT2001: una odisea en el poco espacio que nos queda
2001PEDRO SORIANO MOLLMensaje de fuego
2002PEDRO SORIANO MOLLReflexión
2003PEDRO ABAD MARCOEl milagro del fuego
2004PEDRO ABAD MARCOIV Monedas
2005PEDRO ESPADERO COLMENARMediterránea
2006PEDRO ESPADERO COLMENARSomni
2007PACO JUAN NAVARROFénix
2008FRANCISCO JOSÉ ESPLÁ TÁRRAGAAlicante es mar
2009PEDRO ESPADERO COLMENARHechizo de Luna
2010PEDRO ESPADERO COLMENARAmor de Verano
2011HERMANOS GÓMEZ FONSECALa Tierra Prometida
2012HERMANOS GÓMEZ FONSECAEsplendor
2013JESÚS GRAO GARRIDOUn soplo de brisa marina
2014PEDRO ESPADERO COLMENAREsencia
2015PEDRO ESPADERO COLMENAR38° 20’ – O° 29’W

 

 

 

 

 

Te puede interesar...

Conchi Beneyto inaugura su espacio de indumentaria regional en El Corte Inglés

La indumentaria regional de Conchi Beneyto ya tiene su propio espacio en El Corte Inglés …